Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
26 octubre 2010 2 26 /10 /octubre /2010 00:32
Domingo XXX: Arrepentimiento y trabajo 24 de octubre de 2010
“Dijo Jesús esta parábola por algunos que, teniéndose por justos, se sentían seguros de sí mismos y despreciaban a los demás: ‘Dos hombres subieron al templo a orar. Uno era un fariseo; el otro, un publicano. El fariseo, erguido, oraba así en su interior: ‘¡Oh Dios!, te doy gracias porque no soy como los demás: ladrones, injustos, adúlteros; ni como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y pago el diezmo de todo lo que tengo’. El publicano, en cambio, se quedó atrás y no se atrevía ni a levantar los ojos al cielo; sólo se golpeaba el pecho, diciendo: ‘¡Oh Dios!, ten compasión de este pecador’. Os digo que éste bajó a su casa justificado y aquel no. Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido". (Lc 18, 9-14).              
Suele suceder que la soberbia se esconde bajo las galas de la bondad. Así, para muchos, cuanto más cosas buenas hacen, más engreídos están y más juzgan a los demás porque les consideran peores que ellos. Es una falta grave de humildad y, sin humildad, no hay santidad. De hecho, hay personas que parecen buenas y que incluso hacen muchas cosas buenas, a pesar de lo cual no son santas, porque están llenas de vanidad y de soberbia. En el fondo, se consideran a sí mismas superiores a los demás y cuando algo les perjudica o cuando creen que no se les ha hecho el caso debido, enseguida se enfadan y hasta se alejan de Dios. El Evangelio de esta semana nos invita a arrepentirnos y reconocer nuestras faltas con humildad y a darle gracias a Dios por las cosas buenas que, con su ayuda, somos capaces de hacer. Por lo tanto, no sólo a darle gracias a Dios por ser buenos, pues eso también lo hacía el fariseo, sino a ser conscientes de que sin Él no seríamos buenos y, a la vez, a no juzgar a nadie, porque sólo Dios conoce el misterio del corazón humano. Eso no significa que no podamos juzgar las obras de los demás, sino la intención o la conciencia de lo que hace. Hagamos lo que aconseja la Iglesia: condenar el pecado e intentar salvar al pecador.
Propósito: Confesarnos, tras hacer examen de conciencia y pedir perdón a Dios. Darle gracias al Señor por hacer algo bien y no juzgar a los que no lo hacen.

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Angel de Dios
Comenta este artículo

Comentarios

4life

Sin título

Conoe una nueva forma de vivir con salud

una nueva forma de ayudar a las personas que conoces

Una nueva forma de hacer negocio

haz clic en la imagen de 4life

Suplemento

VISITA NUESTRA TIENDA VIRTUAL

Descuento 

Baja material gratuito para practicar tu ingles haciendo clics en las imagenes

link             effortless11      

CDs 

Tiempo limitado

Lista De Artículos